Alimentos ecológicos: ¿son más sanos y seguros que los convencionales?

La palabra ‘ecológico’ se refiere a la forma en la que los agricultores cultivan sus productos, como frutas, verduras, cereales, productos lácteos o carne. Las prácticas agrícolas ecológicas están diseñadas para mejorar la calidad del suelo y el agua, reducir la contaminación y promover un ciclo sostenible de los recursos.

No están permitidos, por ejemplo, los fertilizantes sintéticos para añadir nutrientes a la tierra, pesticidas para el control de plagas, ingeniería genética para mejorar la resistencia a plagas o el rendimiento de los cultivos y los antibióticos para el ganado. Aunque también se usan pesticidas y fertilizantes en la agricultura ecológica, estos no son sintéticos.

El Manual de Buenas Prácticas del Ciudadano, elaborado por Ecologistas en Acción-Ciudad de Málaga, enumera los beneficios de los alimentos ecológicos, entre los que se encuentran que son más seguros porque se cultivan sin fertilizantes ni pesticidas químicos, y los animales no se alimentan con antibióticos ni se usan hormonas de crecimiento; que son respetuosos con el medio ambiente, porque están diseñados para ser más sostenibles, y en tercer lugar que son más saludables porque tienen niveles más altos de ciertos nutrientes beneficiosos para la salud.

¿Es esto realmente cierto? En la dirección de lo que nos pregunta Rosa, una parte importante de las investigaciones realizadas en los últimos años en materia agrícola, aborda si merece la pena o no gastar más dinero en una alimentación ecológica desde el punto de vista de la salud y la seguridad alimentaria. Los científicos no son unánimes al respecto.

Estudios a favor y en contra

En uno de los últimos análisis sobre este tipo de alimentos, publicado en 2014 en la prestigiosa revista British Journal of Nutrition, y tras revisar un total de 343 estudios sobre el tema, un equipo internacional de expertos dirigidos por la Universidad de Newcastle, en Reino Unido, concluía que los alimentos ecológicos contienen mayores concentraciones de antioxidantes que los convencionales, y que la leche y carne orgánicas tienen niveles más altos de ácidos grasos omega-3, relacionados con la reducción de las enfermedades del corazón.

El estudio también concluye que los cultivos ecológicos tienen niveles significativamente más bajos de metales pesados tóxicos, como el cadmio, uno de los tres contaminantes más frecuentes en los alimentos junto con el plomo y el mercurio. Según el mismo, la cantidad encontrada en los cultivos ecológicos era casi un 50% inferior que la detectada en los convencionales.

Estas son, a grandes rasgos, algunas de las conclusiones de uno de los mayores metanálisis realizados. El estudio no estuvo exento de críticas, entre otras que estaba enmarcado en el proyecto europeo QualityLowInpuntFood, que se encudraba dentro del Sexto Programa Marco Europeo y que se completó más tarde con fondos de la Sheepdrove Trust, una organización benéfica británica a favor de la agricultura ecológica. ¿Podemos considerarlo completamente imparcial?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *